El Banco Central Europeo subirá los tipos de interés. ¿Cómo nos va a afectar?

Los tipos de interés en Estados Unidos van por su octava subida desde 2015. Sin embargo, en Europa la realidad es completamente distinta. Los tipos de interés van en caída libre desde noviembre de 2011 y, desde marzo de 2018, están al 0%. Es decir, simplificando el análisis macroeconómico, en un entorno de tipos de interés al 0%, pedir dinero prestado no tiene ningún coste.

El motivo de esta senda de tipos de interés inexistentes, tuvo su germen en la debilidad que presentaba la Unión Europea para recuperarse. Con esta medida histórica se trató de inyectar más dinero en la economía real para finalmente estimular el consumo y los precios. El principal daño colateral fue la depreciación del euro frente a otras divisas como el dólar o la libra.

Pero, la fiesta del dinero barato, como muchos lo denominaron, parece que está llegando a su fin. El pasado diciembre, en las actas de la última reunión del Banco Central Europeo, se ha concluido que la tasa de interés empezará a subir tras 8 años bajando. Los ecos de una subida de los tipos se remontan a 2017. No obstante, ahora parece definitivo que a finales de 2019 suban. Por lo tanto, si finalmente sucede… ¿Cómo afectará a la economía europea y a la economía familiar?

Depósitos a plazo fijo

Un depósito a plazo fijo consiste en entregar dinero a una entidad financiera durante un tiempo determinado, en el que no se podrá disponer del dinero, a cambio de un interés. Actualmente, el rendimiento que aportan los depósitos es muy escaso. Con una subida de los tipos de interés, será más caro para los bancos pedir dinero prestado al BCE. Por lo tanto, para evitar ese encarecimiento, las entidades bancarias tratarán de obtener dinero mediante otras vías y una de ellas serán los depósitos. Para incentivarlos, subirán el interés que dan a los clientes por los depósitos a plazo fijo.

Préstamos e hipotecas

Como se ha mencionado, tras una subida de los tipos de interés, las entidades financieras tienen que asumir un mayor coste para obtener dinero. Por lo que ese encarecimiento, a la hora de financiarse, se verá trasladado al precio que tendrán que pagar los clientes por pedir dinero prestado. Esto encarecerá las hipotecas nuevas y las que estén a interés variable.

Inflación

La subida de los tipos de interés disminuirá el dinero que haya en circulación porque será más caro pedir dinero prestado y más rentable tener el dinero en depósitos. Al reducirse el consumo, los precios de muchos productos bajarán para incentivar su compra (ley de oferta y demanda). Esto se traducirá en que la inflación será menor. Actualmente, en la zona euro, la inflación es del 1,7%.

Divisas

En principio, una subida de los tipos de interés aumentará el valor euro frente a otras divisas como el dólar o la libra. Es decir, en este nuevo escenario, con un euro podría comprar más dólares o libras que anteriormente. Esto se debe a que el incremento de las tasas de interés atraerá capitales que querrán invertir en depósitos a plazo fijo con mayor rentabilidad o en bonos y obligaciones del Estado.

Exportaciones e importaciones

Al aumentar el valor del euro, los países que quieran comprar productos en euros tendrán que asumir un mayor coste. Por lo tanto, las exportaciones se reducirán. Sin embargo, con una moneda más fuerte, será más barato importar productos que estén valorados en otras monedas distintas al euro. Esto hará que las empresas europeas aumenten su cuota de mercado.

Renta fija y renta variable

Normalmente, cuando hay una subida de tipos de interés, los mercados financieros como la bolsa pierden atractivo. Al subir la tasa de interés, se frena el consumo y, además, para las empresas es más caro endeudarse, por lo que pueden ver como merman sus beneficios. Por otro lado, los mercados financieros se vuelven más volátiles y los inversores tenderán a invertir en productos con menor riesgo como la renta fija.

Los bonos emitidos antes de la subida de tipos pierden valor, ya que las nuevas emisiones proporcionarán una mayor rentabilidad.

En definitiva, a largo plazo, los tipos de interés bajos pueden ocasionar burbujas. Al ser tan barato endeudarse, hay mucho dinero en circulación y los precios tienden a incrementarse. Después de 8 años de bajada, el BCE pretende dar un cambio de rumbo en el devenir económico europeo.

Autor: Daniel Moreno (28 febrero 2019)

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!